jueves, 16 de junio de 2016

RESEÑA "SOLDADO DE FORTUNA" CORTESÍA DE AVENTURAS BIZARRAS


En las recopilaciones dedicadas a diferentes autores y personajes suele haber gran disparidad en cuanto a calidad de los relatos. Es algo inherente al formato y es lo que encontré en Action Tales, libro del que ya hablaré otro día. Entre los relatos de Action Tales encontré uno que me llamó personalmente la atención y es “El Juicio de Dios” de Alexis Brito. Esto hizo que cuando vi Soldado de Fortuna me lanzase a comprarlo.

Soldado de fortuna narra las aventuras y desventuras de Konrad Stark, un mercenario y buscafortunas sajón en la época de las guerras napoleónicas. Los ejércitos napoleónicos asolan Europa sin que nadie pueda oponérseles, barren los ejércitos que se le enfrentan con una facilidad asombrosa dejando a su paso muerte y destrucción. En este clima de guerra total se mueve como pez en el agua el protagonista, un soldado profesional cínico y amoral que sobrevive como puede e intenta labrarse una fortuna alquilando sus servicios al mejor postor, matando, robando o recurriendo a la piratería. Esto le hace encontrarse en multitud de situaciones donde su pellejo corre serio peligro de ser atravesado por un metro de acero o de acabar sus días colgado de la horca.

El libro es en realidad una colección de relatos cortos divididos a su vez en tres capítulos. Cada relato cuenta una peripecia del sajón con una débil o inexistente relación entre sí y ordenados de forma cronológica. En ellos encontraremos bellas damas en apuros, fugas carcelarias, misiones de comando, relatos de náufragos y emocionantes abordajes en alta mar.

Brito tiene un estilo que me recuerda al de las novelas de aventuras de finales del siglo XIX cuyo quizá mejor representante sería Emilio Salgari. A diferencia de lo que se suele achacar al estilo pulp se trata de un autor que cuida bastante los textos y describe bastante aunque sin dejar que la acción decaiga. En los capítulos dedicados a la mar no puedo evitar compararlo con los libros “de piratas” de Salgari que leí de niño y en la primera adolescencia y que me fascinaron: el uso de términos marineros, la gloria de de los veleros, el rugir del viento en las cangrejas y el olor a salitre del mar… y esta sensación he vuelto a sentirla leyendo este libro. Mantiene un delicado equilibrio entre el detalle y el dinamismo que le acerca más a los autores del XIX que los del pulp más clásico.

Por contra el personaje tiene una semblanza más oscura, más cínica que entronca claramente con los anti héroes del pulp americano más clásico. Stark es un gran luchador: prácticamente imbatible con el acero, excepcional tirador y ágil de mente y de lengua pero también es mezquino, cínico, amoral y muy consciente de la importancia de su propio pellejo. Es un personaje tan capaz de asaltar una prisión para liberar a un pirata como de matar a un anciano en un duelo a todas luces desequilibrado e irse a consolar a su joven viuda entre las sábanas… y a la doncella también si se tercia.

La estructura del libro es su mayor lastre aunque podría haber sido un gran acierto. Los relatos están escritos de forma que serían insertos perfectos para una publicación en formato de revista: una recopilación de varios autores y personajes. Tiene ese aire a los relatos publicados en las revistas pulp de principios del siglo XX: relatos de pocas páginas, autoconclusivos, que relatan un suceso en la vida del personaje más que una gran aventura. Sin embargo el problema es que al ser compilados en un único volumen nos encontramos con una serie de historias deslavazadas, interesantes cada una de forma individual, pero carentes de un nexo más allá de formar parte de la vida del personaje. Son momentos puntuales de las aventuras de Stark pero no articulan una historia mayor, nos encontramos con historias que empiezan y acaban sin dejar nada tras de ellas. Se echa de menos una trama, un objetivo, algo que le dé más empaque a los relatos individuales.

En mi caso he encontrado que esta estructura me ha acabado resultando tediosa. Como decía, cada historia es interesante en sí misma pero cuando has leído unas cuantas no hay una sensación de avance, se ve que no estamos llegando a ninguna parte. Por ello creo que debería haberse mantenido esta estructura pero no recopilada en un tomo si no de forma seriada, quizá en un producto del estilo de Planeta NeoPulp, compartiendo espacio con otros autores y personajes y espaciando su publicación.

Llegado el punto del ecuador del tomo he aparcado su lectura de forma temporal, dejaré descansar a Konrad por unos días y comenzaré a leer sus relatos de forma alterna con otros libros, para simular la que debería haber sido su forma de publicación.

Salvo este inconveniente recomiendo la lectura de las aventuras de Konrad Stark, recomiendo a este autor, desconocido hasta ahora para mí pero que ya está apuntado en mi lista de autores a seguir.

Si queréis aventuras en una época de guerras, aceros relampagueantes y tiros de mosquete, abordajes en alta mar y un personaje canalla y letal ya estáis tardando en haceros con este libro.